Feeds:
Entradas
Comentarios

free counters

BCRA-VanoliVariados son los temas para comentar las novedades de la política económica de estas horas, y entre ellos destacan los cambios en el BCRA, con designaciones más funcionales a la lógica política emanada desde el Ministerio de Economía.

En los últimos tiempos, la prensa no oficialista daba cuenta de contradicciones entre los titulares del BCRA y de Economía, que terminó en denuncias de la Presidenta sobre informaciones surgidas del BCRA y utilizadas por la banca para sus negocios y rentabilidad. Finalmente renunció Juan Carlos Fábrega, titular del BCRA, quien tenía estabilidad asignada por el Senado durante 6 años, y no alcanzó a cumplir el primero en sus funciones.

Hay equipo

Las nuevas designaciones son movimientos desde el interior del propio gobierno, en lo que aparece un intento por homogeneizar el equipo al frente de la política económica en torno del Ministro. La novedad en el ciclo kirchnerista es la aparición de un equipo en el área de la economía.

Hace mucho tiempo que no se veía un equipo de gestión armado con antelación a la función en el gobierno. Es lo que resulta de la gestión Kicillof. Sus principales colaboradores fueron compañeros de militancia y actividad universitaria antes de la gestión gubernamental, lo que otorga sentido de pertenencia y lealtad a los objetivos propuestos desde el gobierno, más allá de los acuerdos que se tengan de los propósitos y medidas que se adopten. Continuar leyendo »

El Tiempo (Septiembre 22 de 2013)

El Tiempo (Septiembre 22 de 2013)

Una serie de hechos alrededor de las negociaciones de Paz dejan ver que ese proceso no tiene alma ni corazón. El gobierno no reconoce la política de Estado de exterminio de las fuerzas opositoras y los guerrilleros no aceptan que la degradación de la guerra los empujó a cometer una serie de crímenes que permitieron que ante el grueso de la opinión pública se convirtieran en unos bárbaros victimarios, iguales o peores a los paramilitares.

Y no aparece el sujeto social ni el actor político que pueda colocarle espíritu y amor al proceso de Paz. Ni la iglesia ni las organizaciones sociales ni la “sociedad civil” logran cuajar iniciativas sostenidas que consigan entusiasmar al conjunto de la población. Incluso quienes votaron por Santos empiezan a desilusionarse. No se observa capacidad de riesgo, no hay entrega sincera por la Paz y los cálculos políticos y económicos están en primer orden. Mucha gente está ensillando el “post-conflicto” sin tener listas las bestias de la Paz. Mientras tanto otros preparan en la oscuridad sus fuerzas para estimular y agudizar la guerra.

El problema consiste en que las fuerzas democráticas no consiguen resolver los dilemas de la Paz. Sienten temor de ser utilizadas por el gobierno o por las FARC. Hay miedo de que al jugarse por la Paz, las fuerzas guerreristas más adelante cobren ese compromiso y esfuerzo en el caso de que los diálogos fracasen y una nueva ola de terror guerrillero, paramilitar y estatal vuelva a asolar nuestros campos y ciudades. Una parte del movimiento democrático se limita a conformar un “Frente Amplio por la Paz” que no pasa de ser un “estrecho frente de izquierdas”. No se logra construir una efectiva y seria política de reconciliación que trascienda hacia todas las fuerzas políticas y sociales. Continuar leyendo »

CarneVenezuelaSi, la cifra es correcta, el aumento en la importación de carnes (CIF) para el período: 1998-2013, fue de 21.693,21 %, es decir, aumentó en 216 veces lo que se pagó por concepto de importaciones, fletes e impuestos asociados directamente con la compra de este rubro. Esta cifra estrafalaria sorprende debido a que parece imposible que se haya aumentado el consumo nacional de carne importada en más de 21 mil por ciento. Pero lejos de una pandemia de alto colesterol, podemos notar que el consumo de carne promedio por habitante en Venezuela ha disminuido en 23% (según el INE) para el período: 2003-2013. ¿Y qué ha pasado con la exportación de carne? Ha disminuido para el período de 1998 a 2012, en un alucinante 99, 36 %[i]. ¿Qué ha pasado con toda esa carne que ni siquiera se encuentra en los anaqueles?

Tabla 1: El incremento en la importación (CIF) de carnes

Imágenes integradas 1

I. Apuntes sobre la producción de carne en Venezuela y su sensible disminución

Para la producción de carnes[ii] hemos usamos la data de la inefable FEDENAGA, asociación burguesa que agremia a la mayoría de ganaderos de la nación. Según esta patronal la producción de carne para el año de 1998 fue de 407 mil toneladas, para el año 2012 fue de 360 mil toneladas[iii]. Ello quiere decir que hubo una sensible disminución en la producción de 12 %. Por ende, podemos deducir que a ésta producción nacional se le ha agregado la importación, lo cual implica que los anaqueles destinados a la venta de cárnicos deberían estar rebosantes. Ello implicaría una superabundancia lo cual derivaría en una fuerte disminución del precio de la misma y un aumento de su consumo. Sin embargo, ha sucedido exactamente lo contrario. Continuar leyendo »

Habemus reelectionrum por MatadorLa coyuntura política y electoral en Colombia tuvo como resultado la reelección de Juan Manuel Santos para el próximo periodo presidencial (2014-2018). Como una forma de contribuir en los debates sociales y populares pero, sobre todo, con el fin de ir superando el déficit de análisis bajo enfoques auténticamente críticos, presentamos este dossier sobre las elecciones presidenciales. El primer artículo de autoría de Jorge Enrique Robledo, “Lo peor de las elecciones del 15 de junio”; el segundo: “Elecciones de junio 15: triunfo parcial de Santos, derrota relativa de Uribe y avance del movimiento democrático” escrito por Fernando Dorado. Continuar leyendo »

Uribe-Santos-ZuluagaDos errores mayúsculos subsisten en la caracterización casi unánime que actualmente monopoliza los análisis que prevalecen en la coyuntura electoral en Colombia.

El primero de ellos: suponer – y además proponer – que Santos y Zuluaga son dos opciones diferentes, casi antípodas, frente a los escenarios políticos futuros, especialmente frente a la dicotomía Paz/Guerra, lo cual necesaria e inevitablemente involucra el escenario de diálogos con los grupos insurgentes. Las diferencias entre el candidato-presidente y el candidato-del-expresidente serían más bien de forma (inclusive, de estilo) y son sólo verosímiles en apariencia a partir del excesivo personalismo – el cual combina toscamente un exacerbado énfasis electoralista – que se le imprime a las reflexiones.

La tesis de los matices tan popularizada recientemente se resume en que, al final de cuentas y después de descontar las evidentes similitudes y convergencias políticas entre ambos candidatos, existiría una diferencia crucial entre Santos y Zuluaga: la Paz. Esta diferencia además permitiría “resolver” el acertijo que enfrentan sobre todo los sectores político-electorales que no comulgan ni con el uribismo de antaño de Santos ni con el neo-uribismo de Zuluaga. Se viene vociferando y construyendo peligrosamente en el imaginario político de la opinión pública la idea según la cual Santos es el candidato de la Paz mientras que Zuluaga lo sería el de la antítesis: la Guerra. Este planteamiento, además de simplista, resulta contraevidente y contra-histórico. Continuar leyendo »

VenezuelaGuerreroEl asesinato del custodio del Presidente y el de Eliècer Otaiza, ex custodio de Hugo Chávez, alto funcionario comunal y cofundador del chavismo, confirman que hemos ingresado a una fase terrorista, selectiva, del proyecto de instalar una guerra civil en el país, para derrocar al chavismo y derrotar el proceso revolucionario. El terror, el miedo, el pavor a escala social, es un instrumento vital para el proyecto de desmadrar la gobernabilidad venezolana con recursos de guerra civil.

La Colombia de la década pasada y la Siria actual, nos hablan de dos de sus resultados. En la primera instaló la hegemonía cultural conservadora, anti popular, que le permite a una senadora uribista pedir la hoguera para Fidel y el Gabo en medio de un duelo mundial por su muerte. En la segunda, el desquiciamiento de una sociedad tranquila.

Las mesas de negociación y paz no son la negación de esa estrategia. A largo plazo la pueden complementar, dependiendo de sus resultados. Si de las Mesas salen debilitados el gobierno y el movimiento social chavista, se fortalecerá la ultraderecha y matará más.

Quienes instalaron en medio planeta que en Venezuela el gobierno mata “inocentes estudiantes que reclamaban libertad” tienen co-responsabilidad criminal en los actuales resultados. Ayudaron a incentivar la violencia contra el gobierno. Corporaciones de medio, como la CNN, NTN24 o canales y diarios como TN, Fox, Miami Herald, El País, El Mercurio, El Comercio. En Argentina es notoria la responsabilidad criminal de diarios como Clarín y periodistas y conductores como Jorge Lanata, entre otros, o diputados como Federico Pinedo y Elisa Carrió. Todos ellos mintieron sobre los hechos y difundieron información falsa sobre la oposición y el gobierno, invirtiendo la causalidad de los sucesos y sus responsables. El resultado son 44 asesinatos. ¿Quién los paga?
Continuar leyendo »

no+terrorismoEdoEl pasado febrero, se publicó en este espacio de debate político un artículo titulado “Terrorismo de Estado en Colombia: de-nuevo y re-cargado” (http://wp.me/pmaom-ii). Dicho artículo si bien pretende seguir aportando evidencias respecto de la persistencia de este nefasto fenómeno en nuestro país, termina circunscribiendo la gravedad del problema de manera equivocada y excesivamente liviana.

El artículo sugiere que la renovación y recarga del terrorismo de Estado en Colombia queda evidenciada en las comprobadas “chuzadas” a los miembros del equipo negociador del gobierno en los actuales diálogos de paz que se desarrollan en La Habana.  Cuestión que, si bien es cierta, se queda claramente corta en relación al verdadero Terror de Estado que se ejecuta sistemáticamente no sólo contra miembros de la oposición sino contra el conjunto de la ciudadanía.

Con ello no se pretende negar que en Colombia se han practicado y se continúan utilizando variados métodos de espionaje, y que ello nos preocupa profundamente en tanto entendemos lesionan los derechos y libertades individuales. Sin embargo no podemos coincidir en que la gravedad de los mecanismos que emplea el Estado para conseguir sus fines se acrecienta en tanto  los derechos que vulnera sean los de los “amigos” del oficialismo; tal como se sugiere. Continuar leyendo »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores